24 de abril de 2017



a medio mar hay que navegar el cuerpo
en este barco de brazos como remos
el corazón se transforma en una brújula infalible
aquí sólo hay aves que se clavan en este espejo
peces que se hunden por segundos en el viento
los seres abisales sobreviven alejados de la superficie
de noche puedo ver los ojos de los dioses
escuchar su murmullo indescifrable
quise siempre saber qué había tras la última ola