28 de enero de 2014

Mar sin olas.

Do you remember the surfboard we talked about? Well...

La tabla de surfear es un artefacto construido o adquirido por el surfo o la surfa, la utiliza para andar, bailar, volar, caminar o nadar sobre todo tipo de olas. Quizá, para llegar más allá de la gran ola y hablar a solas con las aguas de la consciencia o para reunirse con otros surfos a platicar sentados sobre las tablas y las olas o nomás para estar juntos en silencio viendo la puesta de sol.

Dear... Estoy en la cresta de la última gran ola de la temporada, a punto de llegar del otro lado. So happy. No sé cómo explicártelo. Ella rompe en sus propias aguas y yo estoy entusiasmada por atravesarla.

27 de enero de 2014

Buenas noches:

Me siento muy feliz y no sé por qué. Quiero escribirlo para recordar este día, porque a ratos el miedo que me da ver cómo suceden tantas cosas terribles me paraliza. Por eso nos hemos estado enfermando: nos duelen la mente-corazón, el espíritu y el cuerpo al reconocer tanto sufrimiento. A veces no puedo respirar bien, usualmente por las noches. Sin embargo, hay que aprender a vivir, a llevar el recuerdo de los muertos y continuar caminando. Tanto muerto, tanta mujer... A veces salgo con esta intención de todo va bastante bien, concentrarme, cuidar el tiempo, dejar fumar... En esos momentos me voy al mar para estar a solas, experimento la contemplación y me da paz. Cultivo experiencias amorosas cotidianamente. Funciona despacio y alcanzo un estado de armonía.

La historia de la alegría es una serie de textos sobre el proceso de construcción de la esperanza, la libertad y la paz. Lo fundamento en la propuesta de Michel De Certeau sobre las redes humanas y la historia de los márgenes. También en Foucault y sus estudios sobre el poder y los anormales. Esto que vivimos ha pasado muchas veces, muchas. No lo recordamos completamente. Olvidar (algunas cosas, como el dolor) ha sido también una estrategia de sobrevivencia. En otros conocimientos que apenas exploro, como esas viejas leyendas sobre el ser que cuentan los lamas y los marakames.

Entonces, ¿qué es preciso recordar?

[un día no pude recordar tu cara, me puso muy triste darme cuenta de que podía olvidarte. entonces, busqué una fotografía con tu retrato, en ella te veías feliz y joven. sabía que ese rostro era el tuyo, pero había pasado tanto tiempo ya...  me encantaría besar las arrugas alrededor de tus ojos y acariciar tu cabeza llena de canas. escucharte.]

Pues así, hay días felices y noches heladas.

M.

26 de enero de 2014

Espiral










Mi colaboración en este número: Onironauta (2)

Indice de la revista aquí: Espiral 47

Gracias.

25 de enero de 2014

Bienvenida la transformación y gratitud hacia quienes que nos acompañaron en esta etapa del camino.

21 de enero de 2014

Tengo una amiga que me ayuda a tocar tierra, otras que me revelan lo invisible. Una red de tejedoras. Algunas veces pienso que ellos han olvidado cómo tejer y que otros nunca aprendieron. Mantengo la esperanza.

17 de enero de 2014

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

la vibración de la letra A


(Si le aburren los sonidos o no entiende de silencios...)

Le voy a contar un sueño: En el espacio del vacío se abrió un pasillo. Caminaba muy feliz, llevaba puesto un vestido de algodón y mis piernas eran fuertes. Daba pasos largos y veía mis pies sonrientes. Había tres puertas, dos estaban abiertas. La primera daba hacia el cielo de agosto, lo atravesaba despacio un ave de color negro; la segunda, hacia un bosque muy verde en primavera extendido sobre una inmensa montaña. Las paredes eran muy blancas y luminosas, largas, largas. Al final estaba una puerta cerrada, de la que salía mucha luz por las orillas. 

Otro: Caminaba sobre una calle cercana a la playa. Pasaba un papel volando que tenía escrita la palabra CLAVE. Caminaba y una parvada de papeles blancos salía de la nada chocando con mi cuerpo, atinaban casi todos dar con mi rostro. En cada uno decía: CLAVE y otras muchas palabras ilegibles. Caminaba. En el suelo había una piedra que tenía inscrito lo mismo. 

Uno que no fue precisamente un sueño:
Durante la búsqueda del silencio infinito se formó en mi pecho la palabra compasión, escrita en minúsculas y letras grandes. La piel de mi estómago se puso caliente. Ya pasó.



Me gustan los hombres que huelen a bosque recién llovido,
los que me abrazan árbol- frondoso-acariciado-por-el-viento-raíces-profundas-en-la-tierra.



13 de enero de 2014

Existen algunas cosas de las que prefiero no hablar y toso, toso, toso, toso. Mi pecho es una brasa gigante, donde las palabras se consumen muy despacio. ¿Conoces ese sonido? ¿el de la combustión de las cosas que se quedan sin decir o ese del vacío que dejan las cosas importantes cuando por fin se escupen? Esta fuerza bendita del espíritu, que cauteloso se transforma, adapta y regresa del sueño profundo de la muerte.

Sí, un monstruo me ha mantenido enmudecida estos días. Tiene mil ojos, es una gran autoridad, un déspota, un asesino virtuoso que come cuidadosamente mis uñas y mi cabello hasta dar con los sesos. ¿Conoces ese sonido? ¿el de las horas consumiéndote con harta pasión, digamos que... monstruosamente? Hablar sobre esas frecuencias no es bien recibido. No escribas, no digas: tose, tose y tose. Hay días así, más fríos.




Existe también un silencio más allá de lo tangible, un lugar para el refugio, un enorme lago, una lámpara verde... Sí, te veo.





7 de enero de 2014



"escuchar implica comprender al otro profundamente, ponerse en el lugar del otro. La escucha hermana..." Fernanda Navarro, 2013. LECCIONES DEL ZAPATISMO HOY… PARA DESCOLONIZAR NUESTRAS MENTES http://filosofiamexicana.org/2013/04/14/lecciones-del-zapatismo/