22 de octubre de 2006

..:: Próspero: soberano, mago y autor ::..

¿Quién es Próspero? ¿Qué representa este soberano de una isla imaginaria?


Peter Greenaway ofrece su interpretación de la obra La Tempestad, escrita por William Shakespeare cerca de 1611. Según esta obra, Greenaway sitúa al centro de la narración la figura de Próspero. Durante su destierro en un isla, el personaje desarrolla un gran poder a traves de la lectura de cientos de libros, que a la par constituyen el discurso visual de la película Prospero´s Book (1991). En ésta, el director retoma el tema del la fuerza que se oculta en las palabras escritas y en ese acto casi mágico que es la interpretación.

Este soberano se convierte en mago cuando sabe convocar La Tempestad para vengarse de sus enemigos, mientras se desdobla, y Greenaway logra representar su simultánea presencia en tres espacios: primero, en la obra como personaje; luego, en el film, como una voz narradora que sólo logra escuchar el mismo Próspero, una voz que hace las veces de intermediaria entre Próspero personaje y Próspero autor; finalmente, en el que existe entre Próspero y la representacion en su conjunto, pues es dentro de La tempestad un autor omnisciente, soberano una vez más al ser el dueño del poder de la palabra escrita.

Esta figura es explotada con recurrencia por el director: Próspero bañándose en las aguas de la sabiduría; Prospero jugando con un barco de madera en la alberca, una imagen del destino de sus enemigos atrapados por los deseos de este autor en la tormenta. Próspero creador, a cuadro, decidiendo desde fuera de la escena, mientras redacta y a la vez sueña con sus personajes en su escritorio. Próspero hechicero sobrepuesto a Próspero soberano, simultáneamente atravesados por las palabras que él mismo escribe.

Es entonces cuando la experiencia parece mágica: en ese instante cuando el receptor se transforma en autor mientras reconoce un mensaje, ese que va dirigido hacia él, hacia nosotros, hacia mi, hacia Miriam. Entonces yo, como Próspero, me convierto en soberana, en maga también de la interpretación al comprender el significado de la liberación de Ariel por Próspero en el texto de Shakespeare y luego la que produce Greenaway en la representación cinematográfica cuando hace salir a ese espíritu mediador de la pantalla.