2 de abril de 2013

Faustika

*
Aprendí a leer aves, mientras mi mano seguía abriéndose al filo de la luz. El agujero en la carne atravesaba la corologìa del terror en turno. O, de la ausencia en turno: arkè.

Faustika