19 de septiembre de 2014

las alimañas y los espíritus que habitan el estómago escapan con naturalidad y hablan


En cambio hay noches donde las alimañas y los espíritus que habitan el estómago escapan con naturalidad y hablan, los ojos dan vuelta y ven, veloces bailan los dedos. En el aire  estalla una carcajada sin origen identificado y las horas se quedan calladitas.

Silla y mujer, mesa y mujer, casa y mujer, serpientes vuelan.