3 de enero de 2010

mango

nunca antes un mango había sido en su boca algo más que un mango. era un invierno frío y húmedo, sin embargo dulce, fresco, anaranjado. esa mañana descubrió la importancia de las semillas de cardamomo y el sabor del chai servido en la cama. las palabras invocaron el sonido de las olas reventado en la playa y el deseo de vencer a esa Bruja submarina. el mar aparecía entre las sábanas. y el verano.