29 de abril de 2010

Quiero este disco:


Mírelo, qué galanura. Y qué portada más alentadora para tratarse de
un embajador de la melancolía citadina desde hace más de 20 años.

Puede bajarse aquí.



Trouble loves me