3 de diciembre de 2014

llueve y el gato sale a beber del agua que clara descansa en un charco que se formó en el patio. el suelo humedecido se vuelve cuna para tan incontables gotas.

me asomo y prendo un cigarro. hace frío. las plantas se ven contentas y muy verdes. la nochebuena tiene una flor chiquita.

observo los insectos que habitan este jardín y pienso en su derecho a transitarlo. nunca les prohibiré nada, este territorio es nuestro y de nadie.