10 de febrero de 2016

La muerte de la periodista veracruzana Anabel Flores me sacude la existencia.
¡No hay tregua! ¡No hay tregua en esta guerra de penumbras!




Crece en la garras el poder de asirse a los muros. Para soltarse luego, de tanta resistencia. Y descender por el sueño hacia la tierra que se ayuda a florecer. A veces de llanto, como esta noche de mortandad.

Otras veces de amor, sembrar la tierra.