20 de febrero de 2011

en la plaza vi a un niño con síndrome de down perseguir a una paloma. su mamá corría detrás de ellos. me sentí muy feliz al escuchar sus risas.