26 de septiembre de 2011

Hora de la comida. Lunario, lugar preferido -donde da el Sol-.
El lunario es un barco con velas blancas.

Niñas juegan a las escondidas. Mi cuerpo es un escondite.
Niña detrás de mí, jala mi blusa y se oculta:
"aquí no me van a encontrar nunca".

¿Cuerpo fortaleza?

(Aro de plumas nos entorna).

Desciendo por las escaleras,
descubro uno a uno los caracoles grabados en el piso:
¿los diseñadores del lunario sabrían que el caracol es símbolo del dios barbado? 

Gracias al Sol y a las niñas.

Y gracias también por los domingos.