28 de mayo de 2013

Hoy dije que no a varias cosas.
Lo hice bien.

Quiero recuperar mi vida después de las 6:00 pm.
Leer y estudiar en paz.

Encontré un lugarcito maravilloso en la biblioteca.
Ayer empecé a dar clases de nuevo.

Ciudadanía y democracia.
Hoy analizamos en clase la función social de la ficción.

Los chicos hablaron del bien común,
de la necesidad de aprender a decidir.

Les pedí que buscaran palabras que reemplazaran "bueno" y "malo" en sus opiniones.
Fue complicado al principio, casi imposible.

Nuestra práctica consiste en reconocer al otro:
llamarlo por su nombre,
escuchar con atención lo que dice,
comunicarse con la mayor claridad posible para que el otro pueda comprender las ideas que expreso,

observar el lenguaje del cuerpo:
este es un lugar seguro para decir no sé, no entiendo, para equivocarse, les dije.

Y en ese momento algunos abrieron mucho los ojos,
otros exhalaron y bajaron los hombros.
Dos de ellos sonrieron con tranquilidad.

Cosas extrañas suceden.
No toman notas en papel.