22 de diciembre de 2013

La memoria dignidad




La memoria dignidad es un proceso que surge de otro donde la fortaleza adentro es construida a través del reconocimiento mutuo: yo te veo, yo te nombro, yo me hago responsable. Surge así del diálogo, del aprender a estar aquí-ahora con amor y esperanza hacia sí y hacia la comunidad. Sí, recordar es preciso pues forma parte del tejido invisible de la resistencia activa. La selección de los hilos finos incluyen los colores negro y rojo, porque la sombra propia y colectiva, así como la sangre deben nombrarse.

La memoria sin dignidad, la memoria dolor siempre, la memoria destrucción, la memoria muerte, esa es la que aprendimos, la que producimos irreflexivos, la que alimentan los medios de comunicación y las industrias culturales y consumimos involuntariamente. A esa memoria, No. La respuesta a esa memoria es desalinearse, esa ruptura que tiene lugar en el cuerpo lenguaje, en el espíritu libre y pacífico, en la mente-corazón.

Gratitud hacia el legado indígena de discursos y prácticas para el otro mundo posible aquí-ahora, por enseñarnos sobre el tiempo largo y corto de las transformaciones adentro-afuera, por invitarnos ser en la autonomía y por las otras cosas que todavía no terminamos de comprender.

"¡Viva la lucha, viva la resistencia, viva la autonomía y vivan Las Abejas!"