17 de febrero de 2015

Doy gracias cada día al terminar mi jornada de trabajo. Respiro profundo, alegre porque le faltan menos días a la bendita semana para concluir. Han pasado los meses, muchos meses, muchos, muchos. Empiezo a hacerme preguntas terribles.