19 de febrero de 2015

El final final es una cosa muy ridícula de creerse, siempre sigue algo más mientras haya quien recuerde una parte pequeña de la historia, aunque sea borrosa, incierta y agigantada por las añadiduras de la sabrosa figuración humana.