19 de marzo de 2015

Observo mis trayectorias y en un tramo del camino el rastro se vuelve un surco, cada vez de mayor profundidad. Saco cuentas y es entonces cuando mi lomo aparece cargado de lo suficiente hasta llegar a ese otro punto donde mis huellas desaparecen.