12 de junio de 2009

El 10 de junio se venció el recibo de la luz y yo estoy muy preocupada pensando que todo acto es político. El logro está en el hecho de que la cultura política que intentamos se distancia de eso que pensamos es "la" política. En cambio, si reconocemos que nuestro discurso es lo que decimos y sobre todo lo que hacemos, entonces nuestra práctica deja de ser ingenua y puede que adquiera el carácter de una nueva forma de hacer política. Es cierto que heredamos la cesión del derecho a participar e inovar, pero ahora tenemos la oportunidad de transformar y aprender, de que los aciertos o las equivocaciones dejen de ser de otros para asumir nuestra mayoría de edad y convertirnos en ciudadanos del siglo XXI.

Tengo la certeza del tiempo, hoy me pinté de nuevo las canas. Es bueno volver a pensar en este futuro y en el que viene.