24 de junio de 2009


entro a la oficina. murmullos, preguntas en los ojos. todos bajo sospecha. teléfonos intervenidos, back up constante. en la red circulan las noticias, las ideas, los cuestionamientos, las denuncias bajo estricta vigilancia.

en unas horas se desechó un programa de arte y cultura con expectativas glocales, sus creadores de inmediato se convirtieron en culpables por pensar, apostarle a la imaginación y a una cultura laboral que no embona con la burocracia mexicana. los recién llegados esperan obediencia, complicidad y silencio. a tono con los tiempos proceden con autoridad.
nosotros queremos un país distinto, uno que nos pertenezca, donde el trabajo digno y la creatividad tengan cabida. no somos iguales.
lo siguiente es un viaje en el tiempo.