2 de diciembre de 2011

Todo pasa por el cuerpo, queda en el cuerpo.
Incluso el lenguaje deja marcas, indelebles.






(síntesis de mis síntesis pensamiento universal de meses: las líneas del cuerpo, de mi blog. una fuerza que vive en mi estómago es la que escribe. ¿te has mareado alguna vez de tanto pensar, de tantas imágenes adentro? anoche dude si era yo, si tú eras tú, si en verdad salía de mi casa, si existía mi casa y pensé: soy esquizofrénica.)


De mi propio delirio me salva Foucault, recuerdo su historia sobre los anormales y la voz de mi corazóncabeza dice: Sí, sí, los locos son ellos.