29 de noviembre de 2014



tú no
nunca
nunca

debí haber gritado entonces que navaja entera desgarrándome la espalda

no vendrá ahora tu lengua seca a redimirme ni tus labios a soplarme una costilla
de donde nazca un hombre a imagen de tí mismo

mi respuesta deviene piedra que lapida sepulcro


             
                                                        quiero dejarte         Muerto
                                                        para siempre
                                                        en esa tierra de los con profundidad amados