15 de marzo de 2016

Debajo de cada hombre-piedra había un escorpión, que enseguida se montaba sobre mi mano y la picaba. Luego de varios incidentes, aprendí a levantarles sólo cuando ha sido absolutamente necesario. Pero antes, piso fuerte hasta escuchar el crack.