14 de marzo de 2016

La serenidad es una cualidad humana que implica el gran reto de conocerse a sí mismo y estar atentos al presente. Es una práctica de amor propio, necesaria para nutrir o sablear con precisión.