2 de enero de 2013

¿Cómo transitar de la violencia hacia la paz?


La naturalización de la violencia inicia en casa. La relación con los hombres y las mujeres de la familia influye en las relaciones que sostenemos a lo largo de nuestra vida. El sentimiento de amor y odio hacia las autoridades familiares incide sobre la forma que damos a nuestros afectos. En ese espacio aprendemos a dar y recibir amor, a sentir compasión y solidaridad; también, a reproducir la estructura del poder con todas sus jerarquías, a mentir, a culpar, a ser violentos.

La violencia se ejerce a través de diversas prácticas, algunas invisibles. (Violencia física, económica, verbal, psicológica, emocional). Cada una de ellas produce heridas visibles o invisibles. La guerra es resultado de un largo periodo de violencias privadas y públicas, y tiene su fundamento en el no reconocimiento de la existencia del otro como igual. Algo semejante ocurre con las guerras intrafamiliares, las desatadas entre los amantes o entre quienes fueron socios.

Una solución fácil y nada sencilla es procurar la paz interior, tal vez algunos logran encerrarse en una burbuja, durante un tiempo, pero la violencia está presente en todos los niveles de la vida cotidiana porque el mundo social en el que vivimos opera sobre la violencia y es a partir de ella. Dudo que la paz interior exista sin el reconocimiento de la igualdad y las diferencias con el otro. Quizá la compasión forme parte de esa paz e implica tener consciencia de las otras existencias y de la naturaleza.

¿Cómo transitar de la violencia hacia la paz? ¿Cómo han sido y son los procesos de reconstrucción material y simbólica de las ciudades devastadas por la guerra? En las ciudades destruidas por la guerra el arte juega un papel central en la reconstrucción, porque sus lenguajes incorporan el mundo material y el inmaterial desde la imaginación para crear algo nuevo. Luego, crean mundos materiales e inmateriales y nuevas ficciones. Los lenguajes del arte sí, son un recurso más no el único, se basan en las tradiciones y en las posibilidades de innovación. Pero, ¿cómo sucede esto? ¿Cómo impulsarlo? 

¿Cómo puede transitar hacia la paz y el amor un individuo que ha sido violentado? ¿Cuáles son sus responsabilidades para lograrlo? ¿Qué relación tienen éstas con la formación de su consciencia? ¿con el reconocimiento de los otros, si pensar en la igualdad refiere a derechos, incluido el de pensar distinto? ¿Cómo responder a la violencia? Sobre todo, ¿cómo construir la paz?