11 de enero de 2013

El amor, ese otro modo de practicar la investigación social











Todo lo que imaginaba era posible en la investigación cualitiva si la humanizábamos es posible. Ya se hace, ya se aplica desde hace años, sólo que no había llegado al lugar donde se hace y me andaba peleando con la burocracia y los tecnócratas de la academia. Eso sí, se hace y se enseña con una disciplina increíble y con mucho Amor.

 Lo que sigue son meses de entrenamiento y actualización intensiva. Concentración y fuerza. Alegría.
¡Venga!