21 de agosto de 2013

Hoy regresé a la práctica del Yoga. Nada me llena tanto de energía creativa como esto. Tengo nudos en la espalda y no puedo girar las caderas. Me truenan los dedos de los pies.

Entre el fin de semana y hoy he ido comprendiendo que el miedo se instala en el estómago, ese huequito, ese vacío. También que los riñones son su principal órgano de choque.

Pienso en el Sur, mucho. En la vanalidad, en la burbuja que no acaba de tronar. Observo mi respiración, sigo aquí, en este sitio. Pienso el Sur, en el miedo, en la burbuja que no acaba de tronar. Observo mi respiración, sigo aquí, en la burbuja.

Pienso en el Sur que se avecina. El miedo se instala en el estómago. No puedo girar las caderas. Respiro. Me lleno de energía creativa. Sigo aquí, en este sitio.