17 de agosto de 2014

Eduardo y yo estamos en casa estudiando. Son casi las tres de la mañana. De pronto conversamos sobre nuestras lecturas y los textos que cada uno trabaja para entregar en estos días. Hace rato ya nos dimos de besos y regresamos a las compus y a los libros. Este silencio es bien bonito.