28 de agosto de 2014

Surfeando


la ola me arrastró hasta una profundidad desconocida

y salí a gatas

me tiré sobre la madera del salón de danza

ligera y rasguñada

el mar estaba en el techo

abajo había una alberca sin agua