19 de octubre de 2013

Es otro el cielo, otro el cuerpo. La información viaja a la velocidad de la luz. Preciso silencio, un poco de desnudez, fuego y una montaña deshabitada.

Esta boca se ha quedado sin palabras, ¡cuántas estrellas!