5 de octubre de 2013

¡Ya estoy en el DF! Me siento muy contenta aquí, pasan cosas bien chistosas. Hoy fuimos a visitar una expo de esculturas hechas por Leonora Carrington, que está abajo de la Torre Latinoamericana. En la calle estaba un organillero tocando Las Mañanitas, muy cerca de él estaban la Hello Kitty, un Alien y Michael Jackson, también Edward Sissor Hands haciendo peinados; mientras, al fondo de la calle, una banda tocaba Paint it Black. A un lado de La Torre está el templo de San Francisco, que es un edificio de la época colonial, vimos pasar a unos novios que entraron para casarse, detrás de ellos iban toda la corte y unas niñas lanzando pétalos de rosas de color blanco y de color rojo. Mely y yo no parábamos de reírnos.

En el jardín donde están las esculturas, un muchacho se quedó viendo una pieza que se llama La Tamborilera, que es  una morra con cara de mantarraya, cubierta por una capa de labios casi vaginales, que tiene dibujada a una jirafa con cabeza de gato y cola de león. El muchacho la veía y la veía, de pronto la abrazó y recargó en ella su frente como si fuera una santa.

A esa hora terminaron su ceremonia los danzantes en la plaza del caballito, que es un ombligo de la tierra, nuestra, sagrada. El sonido de esos tambores altera la frecuencia de mi vida, los caracoles que llevan atados a los tobillos son unos insectos musicales que restauran mi corteza y la de todos los cientos que nos reunimos allí. Mely y yo coincidimos con ellos en que están sanando-nos. Otras cosas. En cuanto terminaron de agradecer con copal en las cuatro direcciones del universo, empezó a llover bien fuerte y tronó el cielo. Si a usté le da por la incredulidad es asunto suyo.

Sí, también vi cosas muy tristes.

Esta semana aprendí la palabra: celaje, que es hermosa porque el sonido de la je va precedido de la suavidad de la ce y la melódica la. La conocí a través de un poema que recibí por correo, que me dejó sin palabras de tan bien escrito y de imágenes... simplemente bellas.  Pasaron otras cosas, pero aun no termino de incorporarlas.