30 de diciembre de 2012


La salud mental precisa descanso. Extrañaré estas jornadas de sueño profundo, de comida hecha en casa, de tiempo para leer y leer (he leído un chingo estas vacaciones). Estoy tan contenta, necesitaba estas semanas de encierro en mi casa, reuniones con mis amigos queridos, platicar por horas con mi mamá y reirme con mis hermanas. He tenido tardes inolvidables de café y conversaciones. Amo a mis amigas. He pasado muchas de esas tardes frente al mar más hermoso de todo el mundo, he visto serpientes marinas eléctricas azules y tantas estrellas. Hoy estuve frente a una fogata, que es el mejor de los presagios. Lo que sigue es una marcha a paso sostenido y ritmo contento. Se requerirá fuerza, concentración y alegría, mucha alegría. Estoy lista , mi corazón está encendido.