21 de diciembre de 2012

Y mientras tanto, en las montañas del sureste mexicano... La Esperanza.

 
 

El silencio envía un mensaje multidireccional, los cuerpos juntos, los espíritus juntos, los colores reunidos: es una señal de esperanza.También es un homenaje a la memoria de las personas que fueron asesinadas por no participar en la modernidad, mañana se cumplen 15 años de la matanza de indígenas en Acteal.

Los zapatistas nos enseñan a soñar y a ser personas multidimensionales. Sí, se cubren el rostro con un paliacate o un pasamontañas y entonces se vuelven visibles. Visibles porque sus paliacates evidencian que las personas en esta sociedad excepcionalmente dan la cara, que se ocultan en las palabras con mucha elegancia y que eso sí está permitido. Mientras otras, sólo quieren ver el plumaje de la serpiente en pleno vuelo y no comprender qué significa deslizarse por la tierra; esas se quedan con la pura magia o enredados en las palabras, olvidan que la magia sucede a gracias al cuerpo y que, por lo tanto, todos los cuerpos humanos merecen ser tratados con respeto e igualdad nada más porque son personas.

Su marcha esta mañana es un mensaje contundente de resistencia y puede que de diálogo. Si es de diálogo, expresa la consciencia de ser iguales y el derecho a hablar como iguales. El diálogo sólo puede tener lugar entre dos que se ven de frente y se reconocen, sin embargo reconocer la existencia del otro como igual es un proceso largo de autoconocimiento para asombrarse. El reconocimiento de la igualdad y el respeto por la existencia multidimensional del otro forman parte de los principios del diálogo. Sólo entonces, podemos decirle al otro que pensamos distinto y que queremos vivir de otro modo aquí con respeto.

Para nosotros, esta marcha silenciosa es una señal de dignidad, amor propio y fortaleza. Un aliento. No sé qué vaya a suceder. Verlos de nuevo hoy me llena de alegría y de amor. Verlos de nuevo me enciende y me ayuda a construir la paz. Siento la alegría de mis amigos, llegó hasta mi casa una ola energética bien bonita, un como abrazo gigante de luz.