16 de febrero de 2013

Amo mi cabello desalineado.
Amo las olas marinas (esas viejas maestras de la respiración y la poesía).
Amo el aire.
Amo la noche.
Amo el ocaso.
Amo las estrellas.
Amo la brisa.
Amo las piedras redondas.
Amo el Sol.
Amo la planta de mis pies.



(Un ejercicio que aprendí en el proyecto de las morras).