28 de febrero de 2013

En el taller de danza hicimos un ejercicio con velos: mujeres aves, mujeres olas, mujeres viento. Después tomamos los colores y las hojas. No había que dibujar nada, sólo representar la sensación de nuestros cuerpos en el papel. A la de tres mostramos nuestras imágenes, todas habíamos elegido los mismos tonos sin saberlo: amarillo, violeta y naranja. Estoy desaprendiendo de manera colectiva y redescubro mi cuerpo en sus otros cuerpos: sin violencia, sin dolor, sin miedo. Agradezco lo aprendido a través de la cultura escrita, pero hay otros mundos y otros lenguajes.

Abrazar(nos) es confiar(nos). Sentir. Confirmar que vivimos, que estamos juntos. Respirar. Prolongarse. Crear un nosotros

y contemplar la naturalidad de la muerte.