12 de abril de 2012

-Nina, ¿por qué no tienes hijos?
-Porque no me pongo de acuerdo con ningún hombre.
-¡Ah! Porque no tienes esposo, pero sí tenías.
-Sí.
-¿Y por qué ya no eres esposa de mi Nino? Yo creo que a él sí le gustan los niños porque sabe todo sobre naves. ¿Sabes que me regala naves y guerreros increíbles?
-¿Y cómo son las naves increíbles?
-Son como unas que ni siquiera te imaginas.
-¿Y los guerreros?
-Pues como mi Nino...