12 de abril de 2012

Te soñé. Nadabas en el mar contracorriente. En el espejo, nado. El sueño es ese otro mundo donde mi voluntad desobedece. Este también es un sueño, aquí hay lugar para lo imposible. El cuerpo no lo entiende, yo sí. ¿Por qué reconozco el vuelo al experimentarlo en el sueño? Se dice que mi cuerpo sólo sabe caminar, nadar o flotar entre las aguas. Eso se dice. Si el sueño es este, lo imposible puede suceder aquí. El vuelo está guardado en algún lugar de mi memoria, en mi cuerpo. Lo que parece imposible es nadar contracorriente. También parece que se nada solo. En el sueño, juntos.