30 de octubre de 2012

Sobre mi escritorio tengo varias lecturas apenas tocadas en relación con el cuerpo humano, el género y el marketing. Me gustaría disponer de algunas horas para leerlas con detenimiento y resolver las particularidades que entre estos asuntos observo. Sin embargo, no alcanzo ni física ni mentalmente a profundizarlo por el cansancio y comprendo que esta situación tiene un carácter histórico. Que mi cansancio sea histórico no me consuela, pero sí me da rumbo.

La fuerza en esta noche me da para algunas anotaciones:

1. Tener derecho a participar en el espacio público ha sido resultado de una larga lucha para las mujeres y la solidaridad de algunos hombres.

2. Una mujer desalineada tiene que enfrentarse consigo misma y con una sociedad que simula reconocer la equidad, esta situación tiene consecuencias económicas y físiológicas-emocionales.

3. La equidad como la democracia son una utopía, forman parte de un horizonte movedizo que tenemos que construir todos los días, incluso, y sobre todo, en el espacio doméstico y la vida cotidiana. Mientras se niegue la falta de equidad en la familia y las relaciones entre las personas del día a día no podrá construirse la justicia.

4. La tragedia social de nuestro siglo tiene orígenes culturales y económicos.

5. Hace más de un siglo Marx analizó la cuestión del valor del trabajo. La oposición actual entre cuerpo humano y cuerpo mercancía, es decir, la designación del cuerpo humano como un cuerpo que vale y existe mientras produce tiene consecuencias monstruosas. En esto reside la tragedia social de nuestro siglo, en una concepción filosófica antihumana del cuerpo y del ser.

6. El marketing es el modelo más asqueroso que he conocido. Es resultado de los estudios de la emociones, los deseos y las necesidades, así como de los estudios del lenguaje y las imágenes. Se basa en investigaciones antropológicas, psicológicas, biológicas... se basa en el conocimiento "científico"; es el evolucionismo decimonónico migrado hacia un modelo de control social sofisticado, la especialización y la interdisciplina llevada a la administración para disfrazar la esclavitud. Nada de esto se enseña en la escuela.

7. Los modelos educativos actuales existen en función de la "incorporación" de las personas al mercado. Quienes no participan de esa "incorporación" no tienen derechos políticos y esto es tan grave como el hecho de que los "incoporados" experimentan en este momento la reducción de sus derechos políticos.

8. El sistema económico dentro del que vivimos es originalmente excluyente y se encamina hacia la precarización de la mayoría.

9. Tiene fisuras.

10. La libertad incluso para los "incorporados" es una simulación.

11. La libertad es una utopía.

12. Aquí sólo tenemos este cuerpo educado, esta mente educada, este espíritu inquieto.

13. Allá, "las supervivencias de un mundo mágico", "el reencantamiento del mundo".

14. El cuerpo atrapado, cansado, de algunos, Aquí, encuentra en el espíritu y la imaginación la posibilidad sobrevivir.

15. Se está produciendo un profundo despertar religioso, no cristiano, que aspira a los sueños, a los astros, a los fenómenos naturales, a los animales y a dioses que se creían extintos.

16. En la profundidad de las religiones existe un concepto de equilibrio fundamental entre lo femenino y lo masculino, como una entidad creadora. Sin equidad no hay democracia, ni justicia.

17. Es necesario recuperar la dignidad del cuerpo humano, la totalidad del ser humano, alimentar la experiencia de saberse persona y su necesaria armonía con la naturaleza, mientras tanto no puede haber libertad.