7 de octubre de 2012

Me cuestiono para qué hago todo esto, para qué pienso tanto, sin parar, todo el tiempo. Ultimamente procuro la soledad y el silencio. Yo necesito tiempo para pensar y a veces no me doy cuenta de todos los años que han pasado, sin embargo es la experiencia que más valoro de habitar en esta casa.

Un viejito marxista dijo que el pensamiento crítico se dedica a buscar soluciones para el presente y para el futuro con la consciencia de que los contextos se modifican a gran velocidad, que las respuestas son posibilidades contextuales y temporales. Que era necesario para las expectativas de un marxista analizar el mundo constantemente. Pensé al escucharlo: para eso es el método, por fin entiendo. Otro viejito dijo que tomaba nota de sus observaciones diaras, que se acumulaban en sus apuntes y que gracias al pensamiento crítico y al método encontraba una relación entre sus observaciones y las otras cosas que son un poco más estables, pero que a veces eso tomaba años. De nuevo, el método.

Uno se llamaba Eric Hobsbawm y el otro se llama Manuel Castells. Me gusta escuchar sus entrevistas y sus charlas porque se convierten en personas y dejan de ser libro-objeto. En sus videos puedo apreciar sus expresiones faciales, escuchar su modulación de voz y hasta sus bromas. Y sí, plantean análisis muy complejos, hacen estrellas, pero también me dicen cómo es que hacen y cómo es que definen una y otra vez hacia donde dirigir su pensamiento y su hacer. Hobsbawm, el más viejito, hasta se reía de su edad en una de sus últimas charlas, aunque ya no escuchaba bien y estaba más chuequito que nunca seguía en su incesante reflexión y búsqueda de alternativas frente al capitalismo: eso lo hacía parecer muy joven en un cuerpo muy próximo a la muerte. Castells, en cambio, es una cascada vigorosa y alegre. Eso me sorprende de Castells, su alegría.

Yo no soy conscientemente metódica, pero sí observadora. Esta noche parece que empiezo a comprender el propósito de la sistematización. A veces la intuición me lleva a tomar nota, pero ¿y qué?. ¿Cuáles son las consecuencias de todas esas intuiciones notas? La incertidumbre es un momento de producción cuando se vive con la consciencia del pensamiento crítico. Es un espacio necesario. Voy a aprender a vivir todo esto como Castells, con alegría.