26 de marzo de 2013



También hay horas (o días) en los que estás en ninguna parte, entre una multitud de personas sin conectar con nadie y sin comprender. Y ya.