2 de junio de 2012

Al inicio el pensamiento mágico es pensamiento. La consciencia de sí no existe, es una sin diferenciarse de lo otro. ¿Qué fronteras traza la muerte? La formación de la consciencia sucede acompañada por el descubrimiento del tiempo. El tiempo y la existencia en un caldero. ¿Qué es la razón?

El reencantamiento del mundo es la recuperación del pensamiento mágico, todo es posible. Los discursos modernos sobre el alma son como un lenguaje que inconsciente convoca llaves para abrir una puerta hacia el origen del ser. Desde la marginación otros lenguajes dados por muertos hablan de sus conocimientos milenarios.

Algunos escuchamos, pero las pieles del pensamiento tiempo adheridas unas sobre otras son imposibles de desprenderse. Así, nos encontramos ante el misterio profundo de la existencia nombrándola desde semánticas producidas en muchos tiempos bajo distintos axiomas.

Primitivo es una palabra situada por debajo de Civilización. Sin embargo, henos aquí enmedio de tribus emergentes conocedoras de las plantas sagradas y de las estrategias de la comunicación mediática que se oponen a esos jinetes cubiertos por armaduras que hechan por delante de sí la industria y el valor de las cosas, no de la vida.

Somos testigos de la coexistencia de distintas formas de pensamiento tiempo: el mágico y el de la razón. ¿Puede el tiempo dividirse? ¿Son el antes y el después un acto de la memoria, puntos establecidos por la consciencia para situarse y poner orden, para organizar? El pensamiento es orgánico, producto de la transformación de nuestra capacidad de percepción y consciencia a partir de nuestra experiencia vivida o comunicada sobre el mundo.

Espejos: parvada, cardumen, manada, animales hombres y mujeres.