12 de junio de 2012

Hace unos días me escribió una amiga:
te olvidaste de experimetar "cosas" en la universidad.

Y sí, empecé a experimentar "cosas" hasta que me fui al desierto,
algunas que no pienso repetir y otras que con mucho gusto haría de nuevo.

Antes de eso hice aquello que creí me tocaba hacer, lo mejor que pude.
Siempre quiero otras cosas.


Yo vuelo. Y no sé nada, a penas escribo y veo.
Y  mi voz recién nacida y este cuerpo que (por sus dolores, su cansancio o su gozo inmenso) aparece.