14 de julio de 2013

-¿Y esa tos?, me preguntó un hierbero que conocí anoche.
-Estoy triste.
-La gente triste que tose se muere pronto. El se sirvió otro vaso de cerveza.
-¿También sabes curar la tristeza? Ese fue el principio de una larga conversación.