22 de agosto de 2012

Comunidad


Hoy un muchacho me explicó la importancia de colaborar con quien esté interesado en colaborar y que colaborar con unos y otros es posible si aprendíamos a reconocer las disposiciones y habilidades de cada uno más que a separarnos de unos o de otros por las diferencias entre ellos o entre nosotros. Mientras no sean panistas o priístas.

¡Ah, ya entendí! No nos estamos divorciando.
Así es Miriam, aquí nadie se está divorciando.

Y así, una vez más, compruebo mi cartesianismo y el gran poder que las telenovelas tienen sobre mi concepción del mundo.


(Quiero una nave).