15 de agosto de 2012

Recibí una respuesta de mi director de tesis en Hermosillo: 

"Eres muy bienvenida y como figura paterna estoy feliz de que una hija haya vuelto a casa.
Dr. A."

Chillé en la ofis.

Mi asistente risa y risa me dijo: ¡ah, con que también lloras!
Soy bien afortunada, con todo y lo recabrona que soy a ratos.

Estoy asustada, contenta, en oración, prendiendo velas e inciensos.