9 de septiembre de 2012


Para dialogar necesitamos una relación ética con un Tú al que le reconocemos su ser.

Francesca Gargallo


Dialogar es tejer, es bordar, es construir para hoy y para mañana. Es buscar juntos, aprender a estar juntos.

Dialogar es reconocer la existencia del otro. Reconocerlo como igual implica un proceso de transformación del Yo. Sólo si reconocemos la existencia del otro podemos solidarizarnos con él, hermanarnos.

"Reconocer la buena vida de los demás porque mi buena vida me importa".

"No hay dicotomía entre Yo y la Sociedad".

"Te pago poco porque no perteneces a un pueblo cuyo ser reconozco y por lo tanto no te merces más".

"Lo universal se sostiene en la idea de lo fijo".