9 de enero de 2012

Cómo te extraño cuando te leo. Me da por silvar, me gana la risa.