3 de enero de 2012

que el fuego alimente nuestros pensamientos, que nos ilumine el corazón