13 de enero de 2012

(((esto no es nada)))

Retomo esta idea enunciada hace unos días:

Cuando la virtualidad alcanzó este grado de transformación tecnológica que da forma al Internet inició un proceso de desencriptación del lenguaje. Es una gran paradoja. Con este proceso se rompió nuestro concepto de realidad, es posible que también se fracturen y disuelvan nuestros conceptos junto con eso que hemos percibido y nombrado como "realidad".

Cuando la virtualidad se materializó en Internet lo hizo gracias a que algunas personas alcanzaron una complejidad infinita de interconexiones mentales a través de la imaginacion, del lenguaje, de los sueños, de las matemáticas; a que vivió bajo condiciones que posibilitaron su extraordinaria capacidad de visión. Si uno lo alcanza lo alcanzamos todos, es un acto de fe, una expectativa, algo por qué luchar. Si uno lo alcanza lo alcanzamos todos, porque lo alcanzó gracias a todos, a la energía que empeñamos en manternos vivos y que mantiene viva esa totalidad magnética de la que somos parte.

El mundo virtual es un mundo al que no todos tenemos acceso. Una pequeña parte del universo de personas con acceso a estas informaciones establece relaciones entre lo que experimenta, lo que lee y analiza. Inicia un como periodo de desprendimiento, de umbral hacia otro mundo. Un como cardumen de indignación propone un alto a la tragedia representada durante tantos años.


esta red.
esta red / espejo.
esta red / cerebral / estelar / cósmica.

esta red de pulsaciones de luz.


Anoche la bruja K y la bruja M hablaron de alumbramientos y deslumbramientos, de la caída y de los trece cielos, del mundo que no es y sí es, del tiempo y sus pieles. Pek Pek ceremonial intenso, el multiverso y sus aparentes casualidades.