15 de mayo de 2012

Piropo

Afortunado aquél que la tenga.

 
Bien dice. Incapaces, sin embargo ciegos, solo aprecian la materia. Le temen a mi boca y a mis hambrientos ojos, qué decir de mi corazón y sus llamas.






.