9 de mayo de 2012

Se me extravió la concentración hace días. Mi instinto asesino es muy cobarde, le da por procurar justicia y ser comprensivo. Yo quiero repartir culpas, deslindarme. Recuerdo y mi capacidad de comprensión es embestida por un coraje que salta desde mi estómago. Luego, todos estos milagritos y aparecidos recientes son obsequios para que entienda ¿qué? No entiendo y no hay peor cosa.

Quiero una nave.